Naturaleza

Esta página designada a la descripción de la ciudad y sus monumentos les invita a recrearse y descubrir la capital de la Ribera. Únicamente deberá dejarse llevar por las tres propuestas aquí descritas, y en caso de desear más información sobre las rutas o los monumentos, tan solo con un clic en las palabras coloreadas la podrá obtener.

EXCURSIONES A LO LARGO DEL TÉRMINO MUNICIPAL

1.La Muntanyeta del Salvador (Santuario de la Mare de Déu del Lluch) y Muntanya Assolada (Poblado de la Edad de Bronce).
Plácida resultará al visitante la ascensión a la moderada loma del Salvador. Apetece subirla por la vertiente y es más cómodo rodearla en un vehículo por la cinta de asfalto. Si opta por la montaña llegará a la explanada por la monumental Creu de Ferro, erigida el primer año del pasado siglo XX, y desde donde se verá al fondo la fachada del Santuario mariano, construido entre los años 1924 y 1965 con las aportaciones de los alzireños. Ultimada recientemente la decoración interior y coronada la torre por un metálico pináculo, muestra en su camarín la bella iconografía de Santa María del Lluch, inspirada talla salida de la gúbia de Antonio Ballester en el año 1940. El amplio mirador fue utilizado en ocasión excepcional como helipuerto sobre el cual aterrizaron en 1982, a raiz de la riada-pantanada, S.S. Juan Pablo II y SS. MM. los Reyes de España D. Juan Carlos y Dña. Sofía. A la parte trasera del templo se alzó un antiquísimo ermitorio dedicado inicilmente a San Salvador y ulteriormente a Santa María del Lluch. En 1995, el municipio repuso en la zona ajardinada de la plaza de la Generalitat el busto de bronce del insigne novelista Vicente Blasco Ibañez, labrado en piedra en 1935 por Victor-Hino. Este monumento testimonia el anterior, modelado en bronce por el alzireño Enric Casterà Masiá en el año 1933 y recupera la mayor parte de las piedras que conforman la peana del emplazamiento dedicado a Jaume I en la plaza de Sant Judes Tadeu. Se recuperaba así la memoria del autor que inmortalizara en 1901, en su novela “Entre naranjos”, la vida provinciana y rural de la ciudad ribereña.
Si la Muntanyeta del Salvador constituye el mirador para disfrutar de una bella panorámica de las Riberas del Xúquer, en vehículo podríamos acceder al incomparable otero de la Urbanización Sant Bernat-La Murta para apreciar, en caso de interesarnos la arqueología, el poblado de la Edad de Bronce de la Muntanya Assolada. Este yacimiento, modélicamente excavado desde el año 1978, está proporcionando a los estudiosos valiosa documentación referente a un poblado de la Edad de Bronce valenciano (1700 a.C.). En curso de la excavación-consolidación, está terminantemente prohibido deambular por el yacimiento, pero desde los alrededores podremos contemplar la extraordinaria vista de la Sierra de Corbera con el Tallat Roig, el Pla del Xúquer y la Vall de la Murta.

2. Les tres valls: Aguas Vivas, La Casella, La Murta. El monasterio de los Jerónimos.
Si bien la Ciudad de Alzira, a causa de las catástrofes naturales y de la cuestionable política urbanística, carece de mayor interés, por contra, el entorno natural, a pesar de haber sufrido diversos atentados ecológicos, mantiene un singular atractivo con un esplendor que se manifiesta en les tres valls. Iniciaremos el recorrido por el de Aguas Vivas que enlaza la comarca de la Ribera Alta y la Safor medíante la Valldigna donde puede visitarse el que fuera monasterio cisterciense.

Desde allí, ascendiendo al Portixol, tendremos a la izquierda los contrafuertes de la Serra de les Agulles y a la diestra la imponente voluminosidad del antaño monasterio agustino de Aguas Vivas. Dejaremos atrás la antigua pedanía para cruzar L’Estret, y antes de acceder a Alzira superada la factoría de helados, bordearemos la Muntanyeta de El Salvador y accederemos a la vall de la Casella. A pesar de la desforestación ocasionada por los últimos incendios, resulta atractiva por lo agreste de su orografía y la bondad del bosque bajo; después de reponer fuerzas en el restaurante podemos observar en un amplio cercado algunos ciervos. Al tercero de los valles, el de la Murta, a unos siete kilometros de Alzira, se llega desde diversos puntos. El camino mas espectacular es el que baja en pronunciada pendiente desde el Respirall; otro itinerario lo conforma, superada la Alquerieta, coger la diestra y continuar en línea recta o bordear el cementerio. En la finca forestal, en el epicentro de la cual se ubican las romanticas ruinas de Santa María. A su interés botánico, gravemente afectado por un incendio y por desacertadas roturas, cabe añadir el arqueológico, representado por las ruinas del monasterio jerónimo y de los primitivos habitáculos de los eremitas. Del apogeo conseguido en el siglo XVI, subsiste todavía, aunque en lamentable estado, parte de la crujía de la nave del templo y la torre de las palomas. La desamortización sembró su ruina. En el año 1990 fue adquirido por el pueblo de Alzira y después de años de desidía, se planteó la consolidación de las ruinas. Como a colofón animaríamos a los paseantes a emprender, emulando a los necesitados que buscaban la caridad monacal, el itinerário que enlaza los tres valles. La compañía de un montañero experto facilitará el recorrido de esta atractiva ruta que responde al nombre de Pas del Pobre. Se tendrá que partir de la pedanía de Aguas Vivas y cruzar la Serra de les Agulles por una cota situada entre los 368 y 480 metros, para descender hacia la Casella y llegar a la Murta superando el Pas del Pobre. Puedo asegurar que quien lo camine guardará en las retinas y en los pulmones lo mejor que tiene la Ciudad.

Senderismo en Alzira.

Aquí os damos a conocer diversos itinerarios de senderismo que pueden realizarse. Los tiempos están calculados según las posibilidades de un excursionista medio, y pueden cubrirse con un mínimo de preparación física.
[Desde La Murta][Desde La Casella][Desde Vilella y Materna]

Desde La Murta

El valle de la Murta se encuentra en la Ribera, en la Serra de Corbera, entre las sierras del Cavall Bernat y de la Murta. Por los restos arqueológicos encontrados en la Muntanya Assolada y en varias cuevas, sabemos que fue habitada desde la prehistoria. Los monjes jerónimos fundaron un importante monasterio en este valle, cuyos restos servirán como punto de partida de los itinerarios que os presentamos en esta guía. Además, hay que añadir que la Murta es una planta característica de este lugar y que actualmente está protegida.

Desde La Casella

El valle de La Casella se encuentra en la sierra de Corbera,entre las sierras de Les Agulles, La Murta y el Cavall Bernat. Los movimientos orogénicos hicieron, hace ya miles de años, que los materiales calcáreos y dolomíticos que integran estas montañas adquirieran formas espectaculares y caprichosas, como son los picos de Les Agulles, La Creu, La Ratlla o la morfología cárstica del Pla del Barber.

Desde Vilella y Materna

Las partidas de Vilella y Materna, como tantas otras de la Ribera, fueron habitadas desde muy antiguo. Las sendas y los caminos que atraviesan los campos de naranjos unen antiguos huertos, muchos de los cuales fueron construidos por la burguesía terrateniente del siglo pasado, y son una buena muestra de la arquitéctura y la forma de vivir tradicional de nuestra comarca.